Volver con montaditos de berenjena

berenjenas

Ya es hora de volver de Japón, también en espíritu. Han sido dos meses estupendos, tanto el que me pasé viajando por el país como el que he dedicado a contarlo. Un placer por partida doble: no me importaría pasarme toda la vida a vueltas con la cocina japonesa. Como ya hay quien que lo hace, mejor recupero mis pucheros, más heterogéneos. En la variedad está el gusto, sobre todo en cuanto a la comida.

De la experiencia concluyo que no se me puede llevar a ningún sitio sin que lo retransmita, deformación profesional supongo, así que ya tardaba en inaugurar una sección de viajes. En ella encontraréis las dos entradas que hice tras cuatro días en la Provenza, mi encuentro con la cocina sarda y los ocho artículos sobre Japón, el país que más me ha impactado desde un punto de vista gastronómico. Quizás debería haber dosificado los posts, en vez de publicarlos uno tras otro, pero los hice en caliente y así mismo los serví.

Antes de volver a la normalidad, os dejo con una receta de transición,  montaditos de berenjena con tomate y queso de cabra. Es tan sencilla como buena compañera de carnes y pescados. Una guarnición con contraste de sabores y mucho más ligera que las eternas patatas fritas.

Vuestra boca en Oriente se despide: antes de decir adiós, ya tengo morriña. Hasta la próxima misión, malditos.

Especial Japón

1. Por qué consumir el verano escribiendo de Japón

2. El mayor mercado de pescado del mundo

3. Comer de pie en ‘Gion Matsuri’

4. El pez globo, más letal que el cianuro

5. ‘Shojin ryori’, cocina vegetariana budista

6. El lujo supremo de una cena ‘kaiseki’

7. Carne de Kobe: un placer prohibido

8. Cenar a lo Kill Bill: una despedida de película

Montaditos de berenjena

Ingredientes

- Dos berenjenas

- Tres tomates (según el tamaño)

- Queso de cabra

- Salsa de soja

- Orégano

- Sal y pimienta

Preparación

1. Precalentar el horno a 180º

2. Cortar las berenjenas en rodajas de un centímetro de grosor y dejarlas reposar con sal sobre un colador unos 20 minutos para que lloren

3. Secarlas con papel de cocina y colocarlas sobre papel de horno en la bandeja, rociadas con salsa de soja

3. Hornear durante unos 15 minutos

4. Cortar los tomates en rodajas, así como el queso de cabra

5. Sacar las berenjenas del horno. Encima de cada rodaja de berenjena, poner otra de tomate y salpimentar. Sazonar con un poco de orégano

6. Hornear 5 minutos más

7. Sacar del horno y colocar encima el queso de cabra. Volver a hornear hasta que el queso se funda.

Consejos prácticos

* Dejar reposar las berenjenas con sal para que al llorar se ablanden y expulsen la amargura es un truco clásico: aconsejable, pero no obligatorio

* Sí conviene introducir por turnos cada ingrediente en el horno, ya que las texturas son diferentes. Es fundamental que las berenjenas estén tiernas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>